7 cosas que odia un bull terrier miniatura

Cosas que odia un bull terrier miniatura

Si nos paramos a pensar un momento en nosotros mismos, seguramente nos vienen a la cabeza una serie de cosas que odiamos o detestamos por encima de todo. Ciertos comportamientos de otras personas hacia nosotros, determinadas situaciones del día a día o, tal vez, algo que escapa a nuestra comprensión son esas pequeñas cosas que muchas veces nos invaden sin que podamos hacer nada al respecto. Pues, al igual que nos ocurre a nosotros, al pequeño bull terrier miniatura también le sucede lo mismo.

En ocasiones, quizá solo sean algunas acciones cotidianas que realizamos sin ni siquiera darnos cuenta y otras se pueden deber a un desconocimiento de lo que realmente le agrada y disgusta a nuestro compañero. Dicho esto, en Costa Cabana trataremos de recoger las cosas que más odia nuestro bull terrier miniatura y que, en medida de lo posible, deberemos intentar cambiar siempre y cuando esté en nuestras manos el poder hacerlo.

¿Qué cosas detesta un bull terrier miniatura?

En beneficio de una mejor convivencia entre el bull terrier miniatura y tú, siempre es bueno cambiar viejos comportamientos o hábitos que ayuden a mejorar y afianzar vuestra relación. Como hemos dicho, hay cosas que seguramente realicemos sin darnos cuenta por lo que tampoco debemos sentirnos culpables en exceso. Intentar mejorar en nuestro trato y establecer nuevas pautas de actuación es algo que sin duda agradecerá mucho.

Los ruidos excesivos, molestos y repetitivos

Acciones como pasar la aspiradora, el secador de pelo o tirar petardos son ruidos un tanto desagradables que molestan en exceso a nuestros perros. No debemos olvidar que estos poseen un umbral del sonido muy distinto al que tenemos los humanos, eso significa que hay sonidos como pueden ser estos que los escuchan con una mayor intensidad que nosotros siendo excesivamente molestos para ellos e incluso dolorosos en ocasiones.

Comunicarse con ellos con señales confusas y no corporales

Por mucho que consideremos a nuestro perro como a un igual, debemos ser conscientes de que es un animal por lo que no posee los mismas habilidades y capacidades que nosotros. Comunicarse con ellos solamente con el habla y no utilizar el lenguaje corporal provocará en ocasiones situaciones de confusión en las que no sabrá reaccionar. Por eso lo más recomendable es que, siempre que queramos pedirle que haga una determinada acción, lo acompañemos con gestos sencillos que le ayuden a entender lo que realmente queremos de él. Seguro que nuestro mini bull termina por pillarlo rápidamente.

Qué cosas detesta un bull terrier mini

Que les dediques muy poco tiempo o solo le des un paseo rápido

Como hemos dicho en otros artículos, el bull terrier miniatura es un perro muy cariñoso y bastante activo que necesita de una atención y cuidados constantes. Por eso, no es aconsejable dejarlo durante muchas horas solo en casa o dedicarle únicamente unos pocos minutos al día para salir a pasear. Estar con él y prestarle el tiempo que se merece no solo le harán sentirse mucho mejor, sino que también le ayudará a desarrollarse completamente y a tener una vida plena. De lo contrario, podría terminar desarrollando un posible problema o trastorno como puede ser el estrés, una conducta obsesiva-compulsiva o simplemente un mal comportamiento por su parte.

Regañarle sin un motivo o estar siempre de mal humor con ellos

Aunque no lo pueda parecer, a los perros les afecta nuestro propio estado de ánimo más de lo que pensamos. Estar de mal humor constantemente o regañarlos en exceso sin que entiendan el motivo termina por molestarles al igual que nos pasaría a nosotros. Ante una situación de enfado, lo mejor es calmarse y explicarles detenidamente el motivo de dicha regañina. Y si el caso es que simplemente hemos tenido un mal día, lo más apropiado es que dejemos el mal humor fuera de casa y no lo paguemos con nuestro amigo.

Enfrentarlo a sus miedos u obligarle a hacer cosas que no desea

Hay perros que por el motivo que sea a lo largo de su vida experimentan ciertos miedos o temores que no son capaces de controlar. Ante un episodio de este tipo lo más apropiado es no obligarle a enfrentarse a sus miedos directamente pues podría ser contraproducente. Si, por ejemplo, nuestro perro tiene cierto pánico a salir a la calle lo ideal es que lo hagamos poco a poco y a través de pequeños estímulos, verás como tarde o temprano será él mismo el que tome la iniciativa. Lo mismo sirve para las cosas que simplemente no le gusta hacer porque no le agradan, así que, seamos sensatos y no le obliguemos a sentirse incómodo o a disgusto.

Que les toquen las almohadillas y les soplen directamente en la cara

Las patitas, y más concretamente sus almohadillas, son zonas muy delicadas de nuestros perros que requieren de una atención y tacto un tanto delicado. Así pues, si necesitas cortarle las uñas o cualquier otra tarea relacionada con sus patas lo mejor es que sigas estos consejos para cuidar las patas y uñas del bull terrier miniatura. Respecto a soplarle directamente en la cara, muchos lo odian y pueden mostrarse molestos aunque lo aguantarán ya que los minis son muy pacientes y los pobres se dejan hacer de todo... pero sabemos que a la gran mayoría de nosotros no nos gustaría que nos lo hicieran.

Bañarlos y asearlos en exceso como si se trataran de personas

Por último, otra de las cosas que más odia un bull terrier miniatura y cualquier otro tipo de perro es que le obliguemos a bañarse o asearse diariamente como si se tratara de un humano. Debemos recordar que un perro no necesita del mismo aseo que nosotros, es más, podría llegar a ser incluso perjudicial para ellos. Por ponernos un poco en situación, comentar que la inmensa mayoría de los canes necesitan de su olor corporal diariamente para comunicarse y relacionarse mejor entre ellos.

© 2020 www.bullterrierminiatura-costacabana.com