Enfermedades de los Bull Terrier

Conocer las principales enfermedades del Bull Terrier es la mejor forma de poder identificarlas y poder tratarlas lo antes posible en el momento en que sucedan. Y es una buena manera de prevenirlas en la medida de lo posible.

Por eso, vamos a explicarte las enfermedades que más suele padecer esta preciosa raza canina. ¿Quieres saber cuáles son?

Las enfermedades más comunes del Bull Terrier

Sordera

Existen diferentes razas con una mayor predisposición genética a sufrir esta patología y entre ellas están los bulls tanto estándar como miniatura. Estudios realizados afirman que entorno a un 18% de los bull terrier blancos sufren algún grado de sordera, sin embargo, en los bull terrier de color la incidencia es mucho menor no llegando al 2%.

La sordera puede ser de origen genético y por tanto heredable pero también puede ser adquirida, es decir, originada por traumatismos o enfermedades que afectan a alguna estructura del oido o a sus estructuras nerviosas (infecciones, tumores, ruido constante, envejecimiento o incluso tóxicos).

enfermedades un bull terrier miniatura

Para identificar la sordera y hacerlo con garantías, es recomendable hacer el test de BAER a partir de las 6 semanas de edad del cachorro. Son pocas las clínicas veterinarias que realizan este examen y esta es una de ellas https://www.cliveal.com/test-de-baer/

Problemas cutáneos

Estos canes pueden presentar problemas de piel, como ciertas alergias, que dan lugar a picazón y alopecia entre otros síntomas. No es una enfermedad común de la raza, pero si un perro no tiene fuerte su sistema inmunitario, podría tenerla.

enfermedad lad bull terrier miniatura

A los bull terriers es habitual que les salgan callos en los codos y en los corvejones de las patas, por ello, no deben dormir sobre suelo duro aunque probablemente terminen teniendo estas lesiones a lo largo de su vida.

Una de las enfermedades exclusivas del Bull Terrier con carácter hereditario es la acrodermatitis letal (LAD). Es un síndrome hereditario relacionado con el retraso de crecimiento del cachorro, entre otros síntomas, como neumonía, pioderma, lesiones de la piel en hocico y patas, inflamación aguda de las almohadillas, diarrea y trastornos del comportamiento. Puede dar lugar a la muerte del perro antes de los 2 años de edad.

Recientemente, unos investigadores descubrieron que esta enfermedad cutánea es debida a un gen vinculado a la proteína Muskelin 1, responsable del ácido ribonucleico mensajero. Con este hallazgo, los criadores de perros pueden conocer si un bullterrier es portador de esta mutación desde su nacimiento realizando un nuevo test a partir de una muestra de adn. Estos exámenes pueden encontrarse en varios laboratorios como en Combigen, el cual se encuentra en España y pulsando aquí entrarás directamente al tema que nos ocupa.

Luxación de rótula

Al igual que en otras razas, los bulls son propensos a tener sensibilidad de rodilla, e incluso cojear. Este problema es de origen hereditario, aunque se suele manifestar por factores nutricionales y ambientales y en la actualidad, no existe ninguna prueba de genética definitiva para su detección.

En este caso, lo único que se puede hacer es operar por medio de un procedimiento quirúrgico según si es de grado 1, 2, 3 o 4.

Problemas de riñón

Las principales afecciones del Bull Terrier relacionadas con el riñón y que derivan en una insuficiencia renal son la glomerulonefritis hereditaria y el riñón poliquístico o también llamado PKD (quistes en los riñones).

En ocasiones pueden presentar estructura en apariencia normal pero su funcionamiento es defectuoso, en otras se pueden ver riñones subdesarrollados, muy pequeños o con quistes que se aprecian con ultrasonidos.

En la actualidad, no existen pruebas de adn para su detección pero si quieres saber si puede llegar a padecer esta enfermedad, puedes descubrirlo con un examen UPC.

Problemas de corazón

Los problemas más comunes de corazón de estos perros están relacionados con las válvulas del corazón, especialmente estenosis aórtica y displasia de válvula mitral.

La estenosis de la válvula aórtica es una malformación de esta válvula, en muchas ocasiones bajo ella, que se suele producir en los primeros meses de vida del perro y da lugar a una obstrucción del tracto de salida del ventrículo izquierdo.

La displasia de la válvula mitral es una malformación que afecta a esta válvula dando lugar a una regurgitación que provoca una sobrecarga de volumen en la aurícula con la consecuente dilatación e hipertrofia del lado del corazón afectado.

Los signos principales de estos problemas son la intolerancia al ejercicio, desmayos o síncopes y la muerte súbita.

Estas enfermedades pueden deberse a factores genéticos y ambientales, aunque en muchas ocasiones no es posible determinar por qué se producen. Es fácil detectarlas con fonendoscopio pero para un diagnóstico definitivo es necesaria la realización de una ecocardiografía Doppler.

El tratamiento consiste en la limitación del ejercicio y en medicación oral aunque se puede llegar a solucionar quirúrgicamente mediante la sustitución de la válvula. Esta intervención es a corazón abierto y consiste en sustituir la válvula por una válvula artificial. Christopher Orton es un aclamado especialista en cirugía intracardiaca que utiliza en sus intervenciones una bioprótesis de cerdo ya que estas prótesis tienen una vida útil de 15 años, duración suficiente para un perro. La ventaja de la bioprótesis es que requiere medicación con anticoagulantes durante un tiempo limitado mientras que el uso de las válvulas artificiales obligan a tratamiento durante toda la vida del paciente. Con operaciones a corazón abierto se pueden llegar a conseguir tasas de recuperación de pacientes del 90%.

Problemas oculares

La enfermedad ocular más común en el Bull Terrier mini es la luxación primaria del cristalino, también conocido con las siglas PLL. Esta enfermedad es hereditaria, de carácter autosómico recesivo, y surge cuando las fibras zonulares o ligamentos del aparato suspensor del cristalino se rompen total o parcialmente (subluxación). Tiene mucha menos incidencia en el bull terrier estándar .

Para saber si tu bull es libre, portador o afectado de PLL existe un test de adn que puedes adquirir en diferentes laboratorios como Combigen, Laboklin o NBT además de otros que se encuentran fuera de España.

El PLL tiene soluciones quirúrgicas además de ser necesarias revisiones periódicas. Si quieres saber los tratamientos oculares existentes, visita la web de la Clínica Visionvet ya que tratan única y exclusivamente problemas oculares de todo tipo de animales.

El bull terrier inglés puede presumir de tener una salud resistente y con menos problemas que otras muchas razas. ¿Quieres saber cuánto cuesta un mini bull sano y de calidad? Pues pulsa aquí y sigue aprendiendo más sobre esta raza tan exclusiva y aclamada.


 

© 2018 www.bullterrierminiatura-costacabana.com