¿Cómo educar a un bull terrier miniatura?

como educar bullterrierEn este artículo vamos a explicar las bases a tener en cuenta a la hora de educar un bull terrier. Cuando se busca adquirir un perro para convivir en familia hay que tener en cuenta varios factores como son: características de la raza, tiempo libre del que disponemos, solvencia económica,.... No todas las razas se adaptan por igual ya que no requieren el mismo ejercicio físico ni el mismo espacio por ejemplo.

Tras haber decidido que el bull terrier miniatura es el perro apto para nuestro hogar, lo fundamental será asegurarse de que el perro tenga una correcta socialización durante la época de cachorro (con su madre y resto de hermanos). Esto será trabajo del criador o del criadero donde compremos nuestro mini. Lo ideal es que nos entreguen al cachorro con 7 u 8 semanas aproximadamente que es cuando ya tendrá sus vacunas también.

Una vez lo tengamos en nuestro hogar, empezará nuestro trabajo. Es entonces cuando deberás empezar a presentarle todo tipo de situaciones, personas, mascotas, objetos, ruidos,... para que en el futuro se comporte de forma correcta.

Cuando llega a nuestro hogar...

Hay que iniciar la educación del cachorro aunque lo veamos muy chiquitito. Tiene que saber cuál es su sitio, es por ello que le acotaremos la zona que queremos destinar al pequeño si no queremos que ande por toda la casa. Esto lo decidiréis vosotros. Sí es cierto que los primeros días, al no conocer la casa, nuestro bullterrier puede tener dificultades para encontrar rápido el lugar destinado a hacer sus necesidades y dado que aguanta menos, algún pipí podemos encontrarnos a mitad de camino... Recomendamos ponerle una cajita de cartón recortada para que quede bajita y ahí ponerle el empapador o incluso papel absorbente de cocina. Así no se moverá de dicho lugar ni el pequeño lo sacará de ahí.

Otro ejercicio a practicar con él será con el tema de la comida. Tendremos que enseñarle a dejarse quitar la comida de la boca, a poderla apartar de su alcance cuando esté comiendo y esto lo harán todos los miembros de la familia. Lo mismo se hará con los juguetes. No hay que olvidar que aunque sean perros nobles, son perros de presa con mucha fuerza mandibular, con alfileres como dientes y además, con cierta inconsciencia a la edad de cachorros.

Con respecto a dejarlo solo por las noches o en las horas del día que no estemos en casa, habrá que ser duros y no ceder. Son muy listos y si ven que cuando lloran, apareces como por arte de magia, no dejarán de hacerlo. Si esto no lo enseñamos bien, podrá acarrear problemas de ansiedad por separación y conductas destructivas. Cierto es que durante la enseñanza podemos tener alguna zapatilla rediseñada por nuestro pequeño cocodrilo...

como educar bullterrierAhora viene la parte donde debemos de tener más paciencia ya que los bulls son muy cabezones. No tenemos que desesperarnos porque aprenderán seguro. Hay que empezar a educar con recompensas y felicitarle cuando lo haga bien. Es decir, cuando nuestro mini bull haga sus necesidades en la calle, automáticamente recibirá un pequeño premio en forma de alimento. Este alimento puede ser las típicas chucherías que se venden en tiendas de animales, por favor, que sean de marcas reconocidas por que si no son de calidad, se le soltará la barriguita. No podemos darle muchas para evitar diarreas o incluso una gastroenteritis. Otra opción son las salchichas de Frankfurt pero dividiendo una en varios trozos.

Si nuestro bull terrier mini no lo hace correctamente, ignoraremos su conducta tanto en la calle como en casa evitando el castigo. No es una raza que se caracterice por su fácil adiestramiento y va a necesitar algo más de paciencia por parte del propietario, pero aprenderá y llegará a adquirir las órdenes básicas de obediencia y diferentes trucos si nos lo proponemos (el conocido como hacerse el muerto, dar las patitas,...). Se puede empezar a partir de los 4 meses de edad con las típicas órdenes de sentarse, tumbarse, quieto, etc. Hay que tener en cuenta que no todos los perros aprenden igual de rápido así que la edad es orientativa.

Para que aprenda, hay que darle la orden con el gesto asociado y al conseguirlo, premiarle. Siempre debe de ser la misma orden con el mismo gesto para que fije el concepto. Un ejemplo práctico de inicio a un ejercicio sería: decirle SIENTA a la vez que ejercemos fuerza sobre su cadera para que tienda a sentarse y cuando ya esté sentado, se le premia. Esta secuencia se repetirá hasta que el perro lo ejecute solo. Hay que tener en cuenta que las sesiones de aprendizaje tienen que ser cortas para que mantenga la concentración y atención hacía nosotros, siendo al principio de 5 minutos y no sobrepasar los 20 minutos. Los bulls son fácilmente excitables por lo que se debe actuar de forma serena y calmada durante las clases de adiestramiento.

Tiempo de paseo...

Todo perro tiene que hacer ejercicio diario, adaptado a su edad y raza. Muchos problemas de conducta se evitan con un buen paseo y una buena sesión de juegos. Los cachorros al principio no quieren andar por la calle. Se muestran vagos e incluso apáticos. Necesitan de estímulos como son juegos y el contacto con otros perros. Se sentirán incómodos al principio con el collar pero se acostumbrarán rápido si días antes les ponemos el arnés o collar aunque estén en casa.

Un cachorro tiene que salir a dar paseos muy frecuentemente, más o menos el doble que un adulto (se recomienda en adultos 3 veces al día). Cada salida será de 15 a 30 minutos y si podemos, algo más. Es necesario para que aprenda a hacer sus necesidades y para que llegue a casa feliz, tranquilo y obediente.

Recordad, los bull terrier miniatura, al igual que los estándar, son perros testarudos por lo que tendremos que ser firmes!


 

© 2015 www.bullterrierminiatura-costacabana.com